Una historia de Arquitectura

Palacio de Cnosos: ¿mito o leyenda?

Cuando hablamos de mitos y leyendas, no podemos dejar de pensar en el Palacio de Cnosos y todo lo que contiene su historia. Ubicado en la hermosa isla de Creta, se encuentra en las alturas de Kefala, cerca del lugar sagrado donde, según el culto cretense, Zeus fue ocultado por su madre Rea a los ojos de su padre, el titán Cronos, quien de otra manera lo habría devorado como hizo con todos los demás niños.

La historia del palacio

Cnosos parece ser el más grande de los palacios minoicos y, además de ser de carácter religioso, constituyó una gran centralidad política y económica dentro de él. También se comprobó que poseía dos puertos correspondientes a dónde se encuentran ahora las ciudades de Heraklion y Amnisos.

Algunas excavaciones y muchas de las reconstrucciones se deben al arqueólogo Arthur Evans. Hizo la hipótesis de que el espacio habitable del complejo de Cnosos debería incluir un área de aproximadamente 20.000 m², con el interior:

  • las habitaciones del rey
  • los aposentos de la reina
  • alojamiento para funcionarios administrativos
  • salones de culto y recepciones, o 1300 salones distribuidos en 5 plantas con un plan muy intrincado donde se estima que se podrían acomodar unas 12.000 personas.

La zona central del palacio, en cambio, constaba de un patio de tierra roja batida, en cuyo interior se desarrollaban actuaciones aeróbicas de gimnastas desafiantes de la muerte, que actuaban sobre los toros, los animales sagrados de los cretenses, como lo demuestran los numerosos frescos encontrados en el edificio.

Como evidencia de la evolución del pueblo minoico, están los baños de los apartamentos de la Reina, equipados con verdaderos canales subterráneos, alcantarillas y canales de drenaje.

La estructura arquitectónica del Palacio es tan intrincada que el propio Evans llevó a Cnosos de regreso al mito del laberinto del Minotauro.

Otra peculiaridad es el nombre que asume el edificio, llamado casa del doble hacha. Esto, porque el símbolo del edificio era un hacha doble, grabada en paredes y techos.

Palacio de Cnosos

Cnosos: la leyenda del Minotauro

La leyenda del Minotauro cuenta cómo el laberinto fue diseñado por el arquitecto Dédalo, quien, ayudado por su hijo Ícaro, una vez cerrado por dentro, construyó alas que atacó con cera detrás de sus espaldas y ambos salieron volaron.

El laberinto fue encargado por el rey de Creta, Minos, para encerrar a la misma criatura, nacida de la unión de la esposa del rey, Pasifae, con el toro blanco enviado al rey por Poseidón para ser sacrificado en su nombre.

Sin embargo, ofendió al dios: considerándolo demasiado hermoso y sacrificando otro toro, desató la venganza de Poseidón que indujo una loca pasión por el animal en la reina.

Atenas, en ese momento sujeta a Creta, tenía la obligación política de enviar siete niños y siete niñas cada nueve años para alimentar al Minotauro. Este homenaje fue impuesto por el rey Minos para vengar la muerte de su hijo Androgeo, asesinado por unos atenienses que estaban enojados por el deshonor causado por sus demasiadas victorias en sus propios juegos.

Años más tarde, Teseo, hijo del rey ateniense Egeo, se embarcó infiltrándose en los jóvenes destinados al sacrificio y, una vez en Creta, sedujo a Ariadna, la hija de Minos y Pasifae. Ella ayudó a Teseo a encontrar la salida del laberinto dándole un ovillo de lana roja para que lo desenrollara durante el viaje. Teseo luego mató al Minotauro y sacó a los atenienses restantes del peligroso laberinto a través del alambre, abandonando a la niña.

Pero una vez en el barco, Teseo se olvidó de izar la vela blanca, como le prometió a su padre en caso de victoria, por lo que cuando vio en el horizonte la vela negra sinónimo de la derrota y muerte de su hijo, se tiró al mar y murió ahogado. De ahí nació el nombre del Mar Egeo.

Palacio de Cnosos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba